El timo de la "Economía Colaborativa" o el esclavismo del Siglo XXI


1.- LA UBERIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES AUTÓNOMOS


De la misma manera que Airbnb es ahora la mayor empresa hotelera del mundo aunque no tiene propiedades inmobiliarias, Uber es la compañía de taxis más grande del mundo aunque no posee coches.
Uber es sólo una herramienta de software y una empresa con sede social en Holanda, pero no es el trabajador de Uber (propietario del coche) quien establece el precio del servicio, sino la compañía, que además de regalar el trabajo de sus asociados, se lleva una comisión de hasta un 30%.

En la nueva era del anarco-capitalismo disfrazado de "economía colaborativa" (el nuevo timo de la progresía para facilitar el avance del capitalismo global),  son los mismos trabajadores los que ponen el medio de producción y la mano de obra, pero dependen de los clientes que utilizan la plataforma digital de la multinacional, que monopoliza, precariza y desregula el sector servicios. La función de este nuevo modelo es convertir a los autónomos en trabajadores sin derechos al servicio de la plataforma que vende su fuerza de trabajo en las condiciones que impone unilateralmente la multinacional que se encarga de ofrecer el servicio al cliente final.

En el fondo, la Uberización no es sólo un ataque al modelo del trabajador autónomo por cuenta propia, es también un ataque al modelo laboral del trabajador por cuenta ajena. Lo que quieren es que seamos los trabajadores los que nos paguemos nuestra propia seguridad social, y así se la ahorren los empresarios. Y además, liberalizar la mano de obra, acabando con los límites a la explotación que suponen los convenios colectivos.   
Explotación del trabajador sin límite ni regulación: eso es la Uberización de la mano de obra.

Chistian Felber, el gurú del timo de la "economía del bien común", aboga por un gobierno mundial, una población empobrecida y unos países desindustrializados. Eso si, todo muy diverso y ecológico.
https://www.lamarea.com/2020/04/24/christian-felber-confinamiento-demuestra-somos-capaces-vivir-con-menos/

El Gobierno "de izquierdas", legislando en favor de las plataformas digitales como Deliveroo, Glovo o UberEats, que ofrecen servicios en competencia abusiva y directa con autónomos y pequeñas empresas: El Gobierno crea una nueva cualificación para los 'riders': la FP de Servicio de Entrega y Recogida a Domicilio: https://amp.elmundo.es/espana/2020/06/30/5efb4ffd21efa099748b46ac.html


2.-UBER Y EL SECTOR DEL TAXI


Las multinacionales quieren cambiar el sistema actual del taxi, que está regulado (Nº de licencias por municipio y tarifas) a medias por los Ayuntamientos y por los propios trabajadores autónomos con licencia, que organizan su trabajo mediante la plataforma (Radio o Tele-Taxi) encargada de gestionar y repartir el trabajo y los turnos; y que es mantenida por los propios asociados, pagando su mantenimiento (sede, centralita, sistemas de control por GPS, teleoperadores...) a partes iguales.

Si bien es cierto que el sistema actual presenta algunos problemas en determinadas ciudades, esto se debe a variadas circunstancias, como por ejemplo:
  • Inadecuado Nº de licencias para la carga de trabajo: En determinados municipios, puede haber pocas licencias para la carga de trabajo, lo que obliga a estirar los horarios y favorece la contratación de empleados (que muchas veces son familliares directos de los propietarios de las licencias).                  En otros, el nº de licencias son excesivas casi todo el año e insuficientes en temporada turística, con el consiguiente aumento de las horas de trabajo y la contratación temporal.
  • La posibilidad de que un solo individuo pueda comprar varias licencias en principio es ilegal, pero se hacen trampas.  Hay 67.000 licencias y 60.000 taxistas autónomos, pero el verdadero monopolio está en las VTC:  las 12.000 licencias que hay en el país están en manos de 26 personas, y de esas 26 personas 18 tienen el 20% y 8 tienen el 80%.
  • Si bien es verdad que muchos taxistas han especulado con las licencias, es una cuestión de la ley de la oferta y la demanda del mercado capitalista en el que vivimos: como no se sacan suficientes licencias, suben los precios de las que hay. Pero de lo que se trata no es de juzgar a los taxistas, sino de ver cuál es el mejor sistema para defender los derechos del trabajador. La solución no está en liberalizar el mercado, sino en regularlo mejor
  • El hecho de que haya más de una plataforma por municipio dificulta la organización de horarios y fomenta la competencia entre los propios trabajadores, pero no hay límite legal. Las ciudades en las que mejor se organiza el sector es aquellas en las que hay una sola plataforma. 

El timo de Uber y su forma de vendernos el sistema, esconde un truco ya clásico: el cebo en el anzuelo especialmente aderezado para la izquierda progresista, superficial y folclórica.
Los taxistas escuchan la COPE y están manipulados, sí, pero no menos que la progresía que se informa a través de medios pertenecientes a millonarios y ha renunciado a la coherencia con sus principios, si es que alguna vez se plantearon cuáles eran.
La lucha de clases vuelve a ser sustituida por cualquier otra polarización que le convenga al sistema. Todos contra todos, y sólo ganan ellos.

El truco de siempre: Si está nacionalizado, se privatiza, directamente o mediante subcontratas (Ferrocarriles, Astilleros,  Transporte aéreo, Puertos, Aeropuertos, Tabacos, Minas, Siderurgia, Metalurgia, Automoción, Cajas de ahorros, Correos, Energía, Telecomunicaciones, Pensiones, Sanidad, Educación...).
Si está regulado, se desregulariza (taxis, estibadores...).
Si está ilegalizado, se legaliza (proxenetismo, vientres de alquiler…)
Si hay trabajo autónomo, se Uberiza, disfrazando el esclavismo de "economía colaborativa".
Todo sea para abrir nuevos campos de inversión que garanticen un mayor beneficio para los accionistas, ávidos de ganancias.




2. - OTRAS FORMAS DE ECONOMÍA COLABORATIVA:

ImpactHub

Como ya quedó patente, lo que vienen llamando "economía colaborativa" es un timo para convertir a los autónomos en trabajadores sin derechos al servicio de una "plataforma" que alquila su fuerza de trabajo, en las condiciones que les impone unilateralmente la multinacional que la gestiona, y que es la que ofrece el servicio al cliente final.  Y no sólo perjudica a los trabajadores, sino que perjudica a todos, pues el Estado pierde ingresos, ya que estas plataformas pagan muchos menos impuestos de los que pagarían sus trabajadores si fueran autónomos o trabajaran en una pyme.

En esta línea parece trabajar Impact Hub, que se anuncia como una "comunidad global" de emprendedores en diferentes áreas.
En sus centros (muchos de ellos, espacios públicos privatizados para mayor beneficio de esta multinacional), no sólo se  limitan a gestionar, mediante la plataforma, el alquiler de oficinas o salas para organizar eventos, reuniones, conferencias o clases, como queda patente en las páginas
Esta multinacional con sede en Viena, no sólo obtiene beneficios empresariales realquilando, mediante una plataforma digital, oficinas o salas para organizar eventos, reuniones, conferencias o clases a unos 120€/hora, como hace en sus sucursales por todo el mundo y queda reflejado en las webs, de sus sucursales, en lugares tan remotos como Kigali (Ruanda),   Washington,  Estambul
Madrid...  sino que también ofrece a sus clientes (pago aparte) servicios de envío postal, impresión, alquiler de equipos de audio/vídeo/proyección, así como asesoramiento (bancos, aseguradoras, coaching empresarial o de freelances...) para la creación de empresas y ONGs. Además, se beneficia haciendo labores de intermediación entre empresas contratantes que buscan servicios, ideas, proyectos o profesionales... y sus propios "inquilinos". De esta forma, el trabajador autónomo paga por tener acceso a ciertos espacios y medios técnicos, gracias a los cuales podrá competir con otros freelances para conseguir contratos con las multinacionales que acuden a esos "viveros de empresas" para recabar proyectos, ideas y mano de obra.

Así como en el taxi Uberizado el trabajador autónomo paga por utilizar la plataforma que le proporciona clientes, en los "viveros de empresas", el freelance paga por tener acceso a ciertos espacios y medios técnicos, gracias a los cuales podrá competir con otros freelances para conseguir contratos con las multinacionales que acuden a esos viveros para recabar proyectos, ideas y mano de obra.
Son nuevas formas de explotación que aún están por desarrollar, pero que ya empiezan a enseñar la patita...

Además, Impact Hub parece estar empeñado en difundir los valores más progre-capitalistas que promociona la ONU o la Comisión Europea: oenegismo, feminismo, ecologismo mal entendido, empoderamiento de niños o pacientes
Dicen cosas como p. ej., que "aún queda mucho por hacer para que trabajadores asalariados e independientes estén igualados en eficiencia y competitividad"
https://www.facebook.com/impacthubmadrid

Fablab

Otra forma de economía colaborativa son los FabLab, un servicio de alquiler de impresoras 3D, troqueladoras, plotters de corte, grabadoras láser, escáners y otras tecnologías de fabricación digital. El cliente alquila las máquinas, pero obligatoriamente debe ceder los diseños y el desarrollo de procesos "para su uso individual". O sea, una vez mete el diseño en el ordenador del FabLab, la multinacional adquiere ciertos derechos sobre este: aunque no puede utilizarlo para producir en serie, si cederlo para que sus clientes lo impriman, previo pago, o lo utilicen como base para sus propios diseños, utilizando las máquinas de la empresa. De esta forma, el autor nunca tendrá exclusividad de uso ni control absoluto sobre sus creaciones. https://vigo.impacthub.net/2017/01/23/fablab-vigo/
La página de Lima especifica:  Los diseños y procesos desarrollados en el laboratorio deben estar disponibles para su uso individual (o sea, una vez metas el diseño en el ordenador, ellos adquieren ciertos derechos sobre él), aunque la propiedad intelectual puede ser protegida como mejor se estime. http://fab.pe/principios-fundacionales/ 

Youtube

En Youtube, los creadores de contenidos son los Youtubers, que cuelgan sus vídeos en la plataforma digital ateniéndose a las condiciones que ésta les impone. Alphabet, compañía propietaria de Google y Youtube, ha revelado que en 2019 Youtube ingresó por publicidad unos 13.600 millones de euros



http://www.m-x.com.mx/2016-01-22/choferes-de-uber-protestan-por-reduccion-de-las-tarifas-de-la-empresa-en-mexico/
https://digitalsevilla.com/2019/01/28/destapan-que-ocho-listos-tienen-el-80-de-las-autorizaciones-de-vtc-y-el-periodismo-se-pliega-al-gran-capital-y-se-calla/ 
https://www.elboletin.com/noticia/165684/nacional/cabify-ha-recibido-mas-de-un-millon-de-euros-en-subvenciones-en-los-ultimos-anos.html 
http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20170622/423588321596/piso-airbnb-duenos-reocupacion-alquiler.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario