Reflexiones autocríticas sobre las Izquierdas en España


Obra de Andy Warhol



10/ La histórica pusilanimidad de la izquierda española ante las traiciones de los nacionalistas: La II República, el pacto de Santoña y el Estat Catalá.  (05/05/2019)


La histórica transigencia de la izquierda con los desplantes y muestras de insolidaridad de nacionalistas vascos y catalanes a la clase obrera española, su cobardía lacayuna a la hora de taparles las vergüenzas y encubrir sus traiciones, y el silencio ante su supremacismo, son épicos.

La izquierda, tradicionalmente acomplejada por su propia hispanofobia, fruto de la asunción de la manipulación histórica llamada Leyenda Negra, ha impedido siempre que se trate el tema con la debida firmeza.
La cobardía impidió que se le plantara cara a la insolidaridad, y la condescendencia con el problema nacionalista fue un error que nunca se arrancó de raíz, sólo se podaron algunas ramas, mal y tarde.

Esta mansedumbre ha ido alimentando y enquistando el problema hasta adquirir el tamaño descomunal que ha alcanzado actualmente, cuando todavía se oculta la verdad histórica.
La única solución es volver atrás, abrir las heridas que se cerraron en falso y limpiar la ponzoña que ocultan.

La traición del PNV a la II República 
La iconografía nacionalista vasca ha canonizado al lehendakari Aguirre, ha explotado el victimismo por el bombardeo de Gernika, y ha alardeado del supuesto antifascismo del sus gudaris. Pura propaganda
Ya en un primer momento el PNV manifiesta su esquizofrenia, pues los alaveses de Araba Buru Batzar y los navarros de Napar Buru Batzar tomaron posturas claramente cercanas a los sublevados. De ahí en adelante, la ambigüedad de los líderes del PNV se siguió manifestando hasta el fin de la guerra, diciendo una cosa y haciendo la contraria.
El gobierno del PNV, ya desde el mismo inicio del sublevamiento militar, decide traicionar al Gobierno Republicano e inicia las conversaciones de rendición con el Ejército Italiano, que desembocarán el 24 de agosto de 1937 con la firma del Pacto de Santoña en Guriezo (Cantabria), prueba irrefutable de la cobardía y traición del gobierno vasco a la República.
La rendición tenía como principal objetivo salvar a sus políticos (el pacto les garantizaba la huída) e intentar que sus militares fueran considerados prisioneros de guerra bajo soberanía italiana.
Como consecuencia de estas negociaciones, el ejército nacionalista vasco permaneció tranquilamente en Bilbao hasta la ocupación efectiva de la villa por las tropas nacionales, de forma que los nacionalistas se ponían directamente al servicio del que decían que era su enemigo garantizando una ocupación sin resistencia.
Finalmente, el Alto Mando de Burgos se negó a respaldar unos acuerdos que habían sido negociados sin su autorización por una potencia extranjera (Italia) con un enemigo (el nacionalismo vasco) que ya estaba derrotado.
El 4 de septiembre de 1937, las tropas franquistas se hacían con la custodia de los prisioneros. En total, 321 de los apresados fueron fusilados o pasados por el garrote vil. https://gacetaleningrado.wordpress.com/2012/09/13/traicion-a-la-ii-republica-pnv/               http://www.rebelion.org/noticia.php?id=244210    https://www.revistadelibros.com/articulos/la-desfachatez-intelectual-escritores-e-intelectuales-ante-la-politica

La reiterada deslealtad Catalana
La tarde del 14 de abril de 1931, Francesc Macià proclamó la "República Catalana de la Federación Ibérica" por su cuenta y riesgo, traicionando el Pacto de San Sebastián y decidiendo en base a sus propios intereses el modelo de estado que afectaba a todos los españoles.
A pesar de esta traición, y haciendo gala de su habitual apocamiento, el Gobierno Provisional de la II República, negoció con Macià la renuncia a la independencia a cambio del privilegio de convocar una asamblea catalana que elaborara su Estatuto de Autonomía antes de que se redactara la Constitución de la República. Ese acuerdo condicionó el desarrollo constitucional del régimen, enturbió las relaciones entre los partidos y alteró las reglas del juego político.
En octubre de 1934, Lluís Companys anunció la creación del Estat Catalá desde el balcón de la Generalitat vulnerando de nuevo el orden constitucional de la Segunda República Española https://www.larazon.es/cultura/companys-el-estado-catalan-que-se-proclamo-a-traicion-NI15953709

9/ Izquierdas y Derechas.  (31/04/2019)

Hoy en día las etiquetas izquierda y derecha son poco más que categorías culturales.
Han quedado reducidas a meros kits folclóricos, conjuntos de fetiches intrascendentes y vacíos de significado; complementos para egos narcisistas ávidos por ocultar su vacuidad.
Derecha (tradicionalismo) = Toros + Iglesia + Familia + Centralismo + Patriotismo
Izquierda (progresismo) = Animalismo + Ateísmo + Feminismo + Identitarismos (sexual, racial o étnico) + Independentismos + Hispanofobia
La clase obrera, en vez de preocuparse de las gilipolleces con las que la entretienen los pastores de la disidencia controlada, debería interesarse por la economía. Vería que ahí las diferencias son nimias y sobre el papel, porque a la hora de la verdad, la izquierda cuando ha llegado al poder, ha privatizado y subcontratado más que la derecha (aunque nunca lo llevara en su programa), y el Psoe ha robado tanto como el PP.

Para lo único que sirve tener partidos comunistas o supuestamente izquierdistas incapaces de proponer soluciones realistas, es para que unos pocos privilegiados vivan de la política a costa de que algunos niñatos narcisistas jueguen a la militancia para mantenerles sus chiringuitos. Los que alcanzan la categoría de subalternos, se dedican a arengar hooligans a cambio de alguna mamadurria, organizando actividades en las múltiples asociaciones, fundaciones y ONGs satélites. 

8/ Que viene el coco!  (28/04/2019)

Las elecciones las ha ganado el miedo.
Miedo a un supuesto fascismo, que en realidad no es tal: el verdadero peligro de Vox es su liberalismo y pro-sionismo.
Pero para contrarrestar a Vox, se ha apelado al tradicional carácter hispanofóbico de la izquierda, identificando con el fascismo la exaltación de unidad y símbolos nacionales que hace Vox.
¿Qué es fascismo? (...) Además de anticomunista y antimarxista, el fascismo era antiliberal, antidemócrata, antipacifista y antitradicionalista. http://www.armesilla.org/2014/04/que-fue-que-es-el-fascismo.html

7/ Buenismo.  (26/04/2019)

El buenismo es la materia de la que están fabricados los adoquines con los que la izquierda unicornio ha ido empedrando los caminos hacia su propio abismo: el del animalismo, el identitarismo, el secesionismo, la hispanofobia… La izquierda indefinida no necesita enemigos, se derrota sola

6/ El Capital apoya la opción federalista.   (15/03/2019) 

5/ PANORAMA  (05/06/2018) 

El PP tiene raíces preconstitucionalistas y un largo historial de corrupción. Su público puede ahora elegir entre CIUDADANOS, su recambio globalista y por tanto federalista, o VOX, liberal-sionismo patriotero.
Al  PSOE lo financió el capital gestionado desde Alemania para privatizar medios de producción mientras nos distraían con promesas de modernidad. A cambio, recibieron sueldos vitalicios y lo que nunca se supo.
PODEMOS es el liquidador de la izquierda: la ha metido en un callejón de incoherencias sin salida.

La clase obrera no tiene a quién votar, pero no por ello dejará de echarle la culpa a la otra parte de la clase obrera por votar a los del equipo contrario.

Pruebas de que VOX es liberal-sionismo patriotero.
***Sionismo: Apoyo incondicional a Israel: https://www.voxespana.es/vox-israel-y-oriente-medio
Posición sobre Siria: Rafael Bajardí, de VOX, ha declarado que "El Estado Islámico no era un simple grupo terrorista, era un aparato generador de seguridad y orden". https://www.libertaddigital.com/…/siria-asad-no-es-la-solu…/
***Medidas liberales: Bajada de impuestos a los ricos, a las familias numerosas independientemente de su renta, a las grandes empresas, liberalización del suelo...
***Patrioterismo: Vox es también Globalismo capitalista. No pide la salida de España del FMI, de la CE ni de la OTAN, instituciones que nos roban recursos y soberanía.


4/ IZQUIERDAS Y NACIONALISMOS  (11/10/2017) 

En las izquierdas "de las luchas transversales", a la conciencia de clase, ni está ni se la espera.
Ha sido sustituida por la glorificación de la pose, por el elogio a la superficialidad, por la simbología folclórica, por la explotación de arquetipos, por un radicalismo formal y modal, por el fetiche más que por el significado, por la revolución como fin en sí misma, vacía de contenido, ideología, proyecto, programa, eficacia o modelo de estado; por el apoyo irreflexivo a cualquier causa posmoderna: el activismo exige adhesión estética e histérica, sin razonamientos, cuestionamientos ni principios.

La lucha de moda ahora es el nacionalismo, y de repente toda la izquierda revolucionaria ha abrazado la causa con fragor.
El enemigo a batir es el "Régimen del 78".
«No estoy haciendo la guerra contra Franco para que nos retoñe en Barcelona un separatismo estúpido y pueblerino. De ninguna manera. (…) No se puede consentir esta sorda y persistente campaña separatista, y tiene que ser cortada de raíz ...» 1938, Juan Negrín. Socialista y Presidente del consejo de ministros en la II República, entre 1937-1939.
«Al mismo tiempo que los más consecuentes internacionalistas somos los más fieles luchadores y defensores de la República española; los más entusiastas defensores de la Patria española; los más fieles ardientes patriotas de la España democrática; los más decididos enemigos de toda tendencia separatista; los más convencidos partidarios de la Unidad Nacional, del Frente Popular, de la Unidad popular.» 1938, Vicente Uribe (PCE), Ministro de Agricultura en el gobierno del socialista Francisco Largo Caballero. http://www.filosofia.org/his/h1938vu.htm
Llamar "franquista" o defensor del "Régimen del 78" a cualquiera que alerte contra los nacionalismos, les debería llevar a calificar igualmente al Frente Popular, que defendía la unidad de España, pero la incoherencia no es un problema para quien no razona.

El simplismo de principios tan elaborados como España=Franquismo, da una idea de la capacidad de análisis de la militancia del "izquierdismo revolucionario" y universitario  pastoreado por la disidencia controlada, y del profundo conocimiento que tienen  de la verdadera idiosincrasia de la clase obrera a la que dicen defender, pero que ni conocen ni entienden, ni quieren cerca.

Eso sí, le exigió, en nombre del privilegio de las regiones más ricas, que firmara un cheque en blanco a las oligarquías que manejan los partidos políticos que dirigieron la farsa del "procés", sin más garantía que sus anteriores decisiones políticas totalmente contrarias a los intereses de la clase obrera, o sea, le pidió que se olvidara de la lucha de clases, y dejara su destino en manos de un capitalismo exactamente igual, pero con otra bandera.
Y de paso, confundió aún más el concepto de izquierda, consintiendo el nacionalismo como animal de compañía, dividendo a la clase obrera y distrayéndonos mientras nos roban en catalán y en castellano.

Asumir responsabilidades exige más madurez y valentía que hacer uso y abuso del victimismo, ese recurso tan utilizado en las causas del individualismo posmoderno.
Si los nacionalistas hubieran votado partidos de ámbito nacional para intentar arreglar los problemas de todos y no sólo los suyos, las cosas hubiesen sido muy diferentes, pero siempre prefirieron votar a "los suyos": el etnocentrismo nacionalista es así.

Otorgar el derecho de autodeterminación a ciertas regiones en España es un antiguo error del izquierdismo español y una malinterpretación del marxismo. El PCE asumió esta reivindicación como propia a sabiendas de que ni Cataluña ni Euskadi eran naciones sometidas por el resto de España ni desde el punto de vista histórico, ni desde el punto de vista económico. 
Quizás también deberían aprender algo de esto: que cuando se intenta contentar a todo el mundo, al final la incoherencia te delata, y no se convence a nadie.

Y a estas alturas de la película, habría que echar muchos números para ver quién le debe más a quién, pero no olvidemos que, como nos explican desde la Universidad de Barcelona:
«(…). No seria hasta la década del 1950-1960 cuando se empezarían a producir importantes cambios que acabarían por convertir a Barcelona (…) en la mayor concentración industrial española (…) el 21 por ciento del PIB total español, durante uno de los periodos de mayor desarrollo industrial de Cataluña(…). La instalación de grandes centros de producción de los sectores emergentes, como ENASA o SEAT, (*empresas de participación pública, fundadas por el I.N.I. en 1946 y 1950, respectivamente con dinero de todos los españoles), cambiarían de escala y de contenido el paisaje industrial barcelonés (…)» http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-218-46.htm#_ednref1
...Sin contar con los planes de concentración industrial, que favorecieron el traslado a Cataluña de industrias dispersas (ej. las textiles de paño de lana en los '50, lo que provocó emigración masiva y despoblación en las localidades que se quedaron sin fábricas).

En cuanto al derecho a la autodeterminación, como decía, es reconocido en el m-l sólo bajo determinadas condiciones (Nota 1), pero siempre en el caso de naciones sometidas por otras. La torticera pretensión de reivindicar ese derecho para la Cataluña de hoy, la región más rica del territorio, que se enriqueció sobre todo en la época franquista, es de una irracionalidad que espanta, pero que cuadra muy bien con la postverdad y sus "revolucionarios" de colores, convencidos de que la forma de cambiar el mundo es apuntarse a cualquier batucada sin programa ni conciencia de clase.

La clase obrera no ha ganado más que división y desinformación histórica con el procés, que ha mostrado el carácter excluyente e insolidario (cuando no supremacista) de algo tan antimarxista como el nacionalismo, y ha demostrado que alentar unos nacionalismos, exacerba a los otros.
...Y es que el egoísmo provoca rechazo; es lógica pura.

Vamos hacia una federación de miniestados europeos con menos soberanía aún sobre nuestro territorio y nuestra capacidad productiva y legislativa, y la progresía autodenominada izquierdista aplaude con las orejas.
A ver si va a ser que el lumpen es menos tonto que los intelectuales…

https://www.facebook.com/alicia.melchor.h/posts/1707236069318459

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
(Nota 1) Se recurre mucho a descontextualizar citas de “El derecho de las naciones a su autodeterminación”, donde precisamente Lenin está justificando porqué se ha reconocido en el programa de los marxistas de Rusia el derecho de autodeterminación de las NACIONES oprimidas por EL IMPERIO RUSO, ya que es consciente, como cualquier marxista, del peligro que entrañan los nacionalismos, y considera que para determinar la conveniencia o no de apoyar cualquier reivindicación independentista por parte de la clase obrera, antes se debe hacer un análisis de la realidad concreta. 

Pero es que incluso hablando de territorios subyugados por el Imperio Ruso (enorme y multiétnico), dice:
"La clase obrera sólo apoya a la burguesía en aras de las paz nacional, en beneficio de la igualdad de derechos, en beneficio de la situación más favorable posible para la lucha de clases." (…) "Los intereses de la clase obrera y de su lucha contra el capitalismo exigen una completa solidaridad y la más estrecha unión de los obreros de todas las naciones, exigen que SE RECHACE LA POLITICA NACIONALISTA de la burguesía de cualquier nación".
 Pero, no sólo es que supedite siempre las reivindicaciones nacionalistas a los intereses de la lucha de clases, es que, además, debido a los diferentes procesos históricos, especifica que ese derecho no es extrapolable a otras zonas de Europa, puesto que aclara:
"En la Europa continental, de Occidente, la época de las revoluciones democráticas burguesas abarca un lapso bastante determinado, aproximadamente de 1789 a 1871. Esta fue precisamente la época de (…) la creación de los Estados nacionales. Terminada esta época, Europa Occidental había cristalizado en un sistema de Estados burgueses que, además, eran, como norma, estados unidos en el aspecto nacional. Por eso, BUSCAR AHORA EL DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN en los programas de los socialistas de Europa Occidental SIGNIFICA NO COMPRENDER EL ABECÉ DEL MARXISMO."
Por eso, es absurdo retorcer el marxismo tanto como para otorgar derechos de autodeterminación a las regiones más ricas, que curiosamente manifiestan ser ¿oprimidas? ¿explotadas? ¿subyugadas? por las otras más pobres.

A la clase obrera lo que la subyuga es el capitalismo, en toda España.

Por eso, lo único que nos debería importar son nuestros intereses como clase, así que dividirnos no es una estrategia muy inteligente, y si se trata de buscar apoyos mayoritarios, el nacionalismo no es del gusto de la mayoría de la clase obrera, aunque a muchos las gafas de la militancia, las del activismo fanático, u otras más oscuras, no les dejen verlo.

Alicia Melchor Herrera.


Según las siete características que maneja Armesilla en base a la definición de Stalin, una nación es una comunidad humana estable, de territorio, históricamente formada, surgida sobre la base de una comunidad de idioma, de vida económica, de psicología y de cultura.

3/ SOBRE LA MIOPÍA DE LA MILITANCIA EN LAS IZQUIERDAS Y LA UNIDAD EN LA LUCHA DE CLASES   (10/7/2017)

Antes de nada, debo confesar mis prejuicios contra la militancia con siglas.
A veces tengo la impresión de que fomenta la miopía política, y que incita al militante a enfocar toda su atención en las incoherencias, errores y desmanes de las siglas de la competencia, mientras en su partido comulga con ruedas de molino. Que alimenta una suerte de clasismo cultural, que jalea el fetichismo superficial y el coleccionismo de citas, que cría seguidores de tendencias con ganas de lucir carnet, que cobija a oportunistas capaces de apuntarse a cualquier corriente que les garantice una poltrona, y que a veces, además de obstaculizar el avance, ignora problemas esenciales. Afortunadamente, conozco honrosísismas excepciones dentro de la militancia con siglas: gente valiosísima a la que admiro y estimo.
Que no se entienda tampoco este rechazo como una llamada a la tan manida unidad de “la izquierda” en abstracto: no espero nada de las izquierdas desclasadas; a mí lo que me importan son los intereses de la clase obrera.
Ni estoy diciendo tampoco que no haya que exponer la estrategia de los oportunistas (totalmente necesario), sino que no merece la pena perder el tiempo en estériles batallas de siglas, ni en concursos de egos. 

Hay mucho que hacer.

Tenemos un problema muy grave, y nadie parece querer verlo: la mayoría de nuestra cantera de posibles simpatizantes está perdida, y a nadie parece importarle.

Ni gran parte de la clase obrera entiende a “la izquierda”, ni “la intelectualidad de izquierdas” que infravalora los oficios y sobrevalora su profesionalizada improductividad, entiende a esa mayoría de la clase obrera.
Porque Clase Obrera también es el autónomo que lleva una bandera de España como fondo de pantalla del móvil, clase Obrera también es el taxista que escucha la Cope, y el asalariado desclasado y descreído.

Si no somos capaces de conseguir el apoyo de nuestra propia clase, no conseguiremos nada, ni mereceremos conseguirlo. Tenemos la obligación moral y la necesidad estratégica de explicarle a esa parte de la clase obrera, a esa que no se siente “de izquierdas” (especialmente a los autónomos), cómo funcionan las cosas.

Se ha sustituido la conciencia de clase por el "izquierdismo", lo que ha llevado a la clase obrera a defender un concepto abstracto, una "cultura" simbólica y superficial, más que una idea sólida del tipo de estado,  sistema productivo, o de distribución del trabajo que más le conviene como clase.

Hay que proporcionar a los trabajadores no concienciados las herramientas para que, desde la perspectiva de clase, puedan entender la realidad económica y política que los esclaviza, e informarles de cuáles son los problemas irresolubles de la cada vez más precaria situación de la clase obrera en un capitalismo cada vez más global, a los que sólo el comunismo ha sido capaz de dar solución.
Y eso es algo que ni la izquierda “tradicional” ni los oportunistas, ni los clasistas de la intelectualidad, han sabido o han querido hacer. Los oportunistas, incluso, justifican el hecho de ocultar información como supuesta estrategia para captar votos, lo que a la vez les permite asentarse en el ninismo.
Hay además un menosprecio implícito en la idea de no querer explicarle a las masas en qué consiste realmente el capitalismo y cuáles son las soluciones que presenta el comunismo. Un “clasismo cultural” que se transparenta cuando se dice que “no se ganan unas elecciones confesando que vas a expropiar medios de producción”.

La clase obrera no es imbécil, y la intelectualidad de izquierdas está muy acostumbrada a despreciar a esa gente que ni trata, ni conoce, ni entiende ni quiere entender. Pueden estar alienados y desinformados, pero saben lo que les conviene, si entienden cómo funcionan las cosas. 
Y para eso hace falta gente dispuesta a explicárselo. Sin superioridad, menosprecio, prejuicio, ni paternalismo.

No podemos esperar que vengan a sacarnos las castañas del fuego los que nunca supieron hacerlo, por eso creo que somos los comunistas de base los que tenemos que tomar la iniciativa de reactivar el orgullo y la conciencia de clase, y hacer ver a la clase obrera que es ella la que mueve el mundo, la que crea riqueza, la que produce, y que sólo teniendo el control de los medios de producción, evitará que la sigan explotando.
Y para hacer eso ni siquiera hace falta partido, es responsabilidad de cada uno de nosotros, y debemos asumirla. Todas nuestras energías deben centrarse en la pedagogía y la contrainformación.

Llegará el momento de formar un gran Partido Comunista, si lo hacemos bien, pero creo que aún queda mucho trabajo, y nadie lo va a hacer por nosotros.

Alicia Melchor Herrera.  Publicado el 19/7/2017 en  REVISTA LA COMUNA


2/ SOBRE EL BREXIT  (10/11/2016) 

Las izquierdas europeas, en general, y las españolas, en particular, no son tan listas como creen.
Tienen mucho que aprender, incluso de los abuelos del Brexit, de los paletos o de los fachas, a los que desprecia desde la altura de sus títulos universitarios y sus valores progres y globalistas…

Lo que hay es mucho politólogo, mucho listo que en su vida se ha puesto un mono para ir a currar. Si al menos tuvieran conciencia de clase, vale, pero lo que tienen es un clasismo intelectual que apesta a pasillo de universidad, a funcionario de vida fácil y sueldo subvencionado por curritos políticamente analfabetos, pero más honrados que toda su ralea.

Mucha ciudadanía, mucho cosmopolitismo, pero ningún ansia de soberanía. ¿qué os creéis que dicen "los fachas" cuando dicen "Viva España" ¡SOBERANÍA, imbéciles!
Sólo hace falta alguien que tenga la valentía de explicar a las claras, sin tapujos ni anestesia, porqué España (la clase obrera española) no es soberana y qué tenemos que hacer para que lo sea.

Pero no, la izquierda prefiere darles lecciones de europeísmo, de globalismo y hasta de moral, porque por lo visto los considera demasiado imbéciles para comprender el funcionamiento del capitalismo en esta etapa histórica.

¿o no interesa? …va a ser eso, ahora que lo pienso.
 https://www.facebook.com/alicia.melchor.h/posts/1268739699834767?pnref=story



1/ LA IZQUIERDA, LA UE, EL BREXIT Y EL TTIP  (27/6/2016)


Me repugna la superioridad moral de los posmo-progres universitarios y urbanitas.
Los abducidos por La Sexta, defensores del capitalismo con vaselina, se creen menos manipulados que los abducidos por Antena 3, defensores del capitalismo a palo seco.
El Marqués de Lara se descojona y recoge beneficios.
Es un poco como lo del Brexit: los jóvenes cosmopolitas, aspirantes a directivos a sueldo de las multinacionales o a funcionarios de la inoperativa burocracia europea, quejándose de los abuelos, que saben que la UE no es más que un timo.
Algo evidente, pero totalmente invisible para los "socialdemócratas", defensores a ultranza de la UE y de la OTAN. Incapaces de ver que no es más que el entramado legal que nos ha obligado a desmantelar nuestra industria , a privatizar el sector energético y bancario, los servicios públicos, a cultivar lo que nos digan y como nos digan y a convertirnos en un país productor de poco más que servicios, súbdito de las multinacionales.

Que luego nos quieran vender la UE como un anuncio de IKEA, pues normal, es su rollo, productos de ínfima calidad pintados de colorines, que ocultan la pobreza que generan. Cuando empiecen a publicitar las bondades del TTIP utilizarán argumentos similares.

Lo triste es que al final será la derecha la que acabe concienciando a la clase obrera Europea de que en la UE no hay futuro. Porque el capitalismo, la puta que parió al fascismo, está caliente de nuevo. Ya nos avisó Bertolt Brecht.   https://www.facebook.com/alicia.melchor.h/posts/1134211099954295?hc_location=ufi
 

2 comentarios:

  1. Santiago Armesilla, Marxismo y cuestión nacional – Crónica Popular
    https://www.cronicapopular.es › 2017/12
    Del criterio de los supuestos nacionalismos irredentos, Armesilla opina lo mismo que se dice aqui.
    Por la salud de la republica federativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando escribí esto aún no había leído "El Marxismo y La Cuestión Nacional Española". Pero sí, coincido con Armesilla.

      Eliminar